Páginas

CONSEJOS PARA ENAMORAR A TUS HIJOS DE LA LECTURA

"Para soñar no hay que cerrar los ojos, para soñar hay que leer" 
Michel Foucault 
Y para que nuestros hijos sueñen tenemos que ayudarlos y motivarlos a leer.

La lectura es fundamental para el aprendizaje, pero no solo eso. Leer nos abre puertas a mundos que nunca hubiéramos imaginado y por algo se dice que para viajar solamente hay que abrir un libro.

En estas época de bombardeo de contenidos digitales, pareciera que los niños quieren ver cualquier cosa menos las páginas de un libro. Que un niño tome algo impreso y se ponga a leerlo por su propia iniciativa es siempre emocionante y una actitud que todo padre quisiera ver en sus hijos. No obstante, este es un momento en el que los padres tenemos un reto mayor cuando se trata de inculcar hábitos de lectura en los niños.

Según la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), los niños que leen por placer tienen un mejor rendimiento académico. Leer, además, hace que su creatividad se active. La lectura aporta habilidades para el resto de la vida y facilita que se forme un pensamiento crítico y libre. 


Acciones que puedes realizar para que los niños se apasionen por la lectura desde recién nacidos:

  • Lee para ellos desde que son muy pequeños
Y cuando digo muy pequeños, es desde las primeras semanas de nacido. De acuerdo con kidshealth.org, leer a los bebés desde edades tempranas desarrolla su sentido de la comunicación, la audición, su vocabulario, además de que empieza a aprender sobre conceptos básicos como colores y figuras geométricas. Sin embargo, lo más importante es que de esta manera se crea un hábito en torno al vínculo afectivo con los padres y la lectura. Es el primer paso para que los niños sientan amor por los libros.
  • Que lean, ¡lo que sea! 
La caja del cereal, una revista, un cómic, el papelito de la galleta de la fortuna… Si quieren saber qué dice ahí, déjalos que lo averigüen por sí solos. Dependiendo de la edad puedes ayudarlos, sin embargo lo importante es despertar su curiosidad para que sientan la motivación de descubrir lo que dice un texto. Los cómics son en especial una buena manera de empezar pues los dibujos hacen que la lectura sea más fácil y divertida. Poco a poco irán mejorando su capacidad lectora y buscarán otro tipo de lecturas. Lo importante es que practiquen todo el tiempo.
  • No los obligues a leer
Esto no quiere decir que no hagas nada por que lean, si no que más que ponerlo como algo que se debe hacer a como dé lugar, logres animarlos con buenas prácticas. Ir a bibliotecas o librerías públicas en los que tengan acceso a muchos tipos de libros es una opción, pero también hay cosas que puedes hacer en cualquier momento. Por ejemplo, jugar juegos con ellos en la carretera a elegir una letra y animarlos a que encuentren palabras por el camino que empiecen con esa letra. Esto los llevará a leer más de lo que te imaginas.
  • Que ellos elijan sus lecturas
Encuentra los temas que más les gustan o emocionan y busca libros sobre el tema. En mi caso, mi hijo mayor está obsesionado con los videojuegos y me hace muchas preguntas sobre los mismos que yo no sé contestar. Encontré que en Kindle Unlimited hay muchos títulos en español sobre el tema y ya mi hijo está practicando la lectura al tiempo que se informa sobre el tema que más le gusta. Hay muchos tipos de personalidades y hay libros para cada una. Una buena idea es dejarlos elegir sus libros.
  • ¡No dejes de compartir con ellos los momentos de lectura!
Aunque ya sean “grandes” y sepan leer, seguir leyendo para y con ellos por las noches mientras los abrazas es un hábito que no se debe perder. Revisiten libros de cuando eran más pequeños y les gustaban mucho, lean poesía, incluso pueden tener una novela especial que lean juntos y en el que vayan avanzando una vez a la semana, por ejemplo. No olvides que lo más importante para que tus hijos lean es que te vean leyendo y que vivan en una casa en donde se lee.